Corazón de Melón - Sweet Amoris
Últimos temas
» ¡Importante leer! [ANUNCIO]
Ayer a las 2:49 pm por Vanessa Andry

» ❛Pide tu rol❜
Ayer a las 7:04 am por Leandre S. Lamarck

» Come as you are [Finalizado]
Vie Ago 11, 2017 4:12 am por Marcus Zeelenberg

» ❛Reactiva tu cuenta❜
Vie Ago 11, 2017 2:38 am por Eros

» ❛Cierre de temas❜
Vie Ago 11, 2017 2:35 am por Eros

» Kaosu no Rakuen - Rol Yaoi +18 [Solicitud de Cambio de Botón]
Vie Ago 11, 2017 2:34 am por Invitado

» ❛Actualizaciones y Cambios❜
Vie Ago 11, 2017 2:26 am por Eros

» Ficha Emily Lisle ( sin teminar)
Miér Ago 09, 2017 2:14 pm por Emily Lisle

» (DDL) Una agridulce despedida
Miér Ago 09, 2017 4:36 am por Invitado

» PDLS ─ Votaciones
Mar Ago 08, 2017 9:10 pm por Eros

Loving Pets photo untitled45.png
ÚLTIMA LIMPIEZA — 11.07.2017
we are grown ups

Todos los derechos reservados. Prohibida la copia total o parcial del contenido gráfico, intelectual y códigos de este foro. Skin realizado exclusivamente por Dixinmortal (ROSHIO + ANDRÉADE). Artista: Soldagarius (header). Este foro está basado en la historia original de ChinoMiko de Corazón de Melón. Tanto las tramas, como los personajes y diseños gráficos pertenecen al Staff o a los usuarios.


A Black cat's ID

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

por James Hook el Jue Ene 05, 2017 3:35 am


datos básicos

∞ Nombre: James Hook

∞ Edad: 19

∞ Grupo: 3ro de Preparatoria.

∞ Orientación sexual: Bisexual.

∞ Estado civil: Soltero.

∞ Ocupación: Club de música.

∞ Avatar usado: Fushimi Saruhiko - K Project


personalidad


James se muestra como alguien solitario y en cierto punto desinteresado por su entorno en primera instancia, llegando a ser tachado incluso de prepotente debido a que encima es temperamental y no es muy difícil hacerle enojar, aunque tampoco lo demuestre en su totalidad. No es alguien al que le guste demasiado hablar de sí mismo y por ello tiende a conducir la conversación en torno a su acompañante, en cierto modo le avergüenza que le pregunten sobre él. Debido a las experiencias vividas tiende a desconfiar en exceso de la gente: piensa que todo puede hacerlo por su cuenta y no necesita la ayuda de nadie para llegar a su objetivo.

No es alguien particularmente altruista, pero es maduro y sabe cuándo es necesaria su ayuda y la presta sin dudarlo mucho. Cuando se encuentra en un ambiente de confianza puede notarse como inmediatamente se relaja y luce un poco más agradable y conversador, trata a las personas según lo traten a él… o eso intenta. Protege a sus afines con fiereza, más por otra parte detesta que le estén protegiendo, se cree bastante capaz de andar campante por la vida aunque a veces no lo sea.

Suele estar solo, ya que los roces de personalidad hacen que no se le de muy bien relacionarse con la gente, aunque dentro de todo no le molesta estar solo, no es como algo a lo que no esté acostumbrado. Además, le deja tiempo para pensar. Pero dejarle solo es un arma de doble filo, si bien le gusta la soledad, le da miedo sentirse solo consigo mismo, puesto que se detesta por haber sido el error irreparable de sus padres.

historia


El sonido de agua goteando del grifo se entremezcla con el griterío con el cual comienza todo. Al fondo un niño de tres años de edad ve absorto como sus padres discuten con su abuelo, pero no entiende mucho de lo que dicen, está muy pequeño como para eso. Más adelante entendería que la causa de la discusión era él mismo; sus padres, apenas iniciando su relación, no querían tener un hijo tan pronto, pero su abuelo le prohibió a su madre abortarlo cuando aún había tiempo y ahora se habían visto obligados a pagar por su error casándose para recibir al bebé en matrimonio. A pesar de saber aquello porque su madre se lo había gritado desde que había nacido, trataba de ser el hijo ejemplar para que ellos lo notasen y lo quisieran aunque fuese el peor error de su vida, quería que le vieran como una oportunidad, más que como a un error. Entendió que eso jamás sería posible a los doce años.


Sucedería en una barbacoa organizada en el patio de la casa, todos los vecinos estaban ahí riendo y él tan sólo trataba torpemente de esconder las marcas de golpes jalando las mangas de su camisa hacia abajo en vista de que no tenía otra. No solían haber muchas personas en su casa, pero en esa temporada sus padres se habían estado llevando bastante bien y eso no lo favorecía en nada, por desgracia, ya que se aliaban para golpearle en lugar de hacerlo por separado. Pero tener a tantos niños correteando por la casa lo incitó a dejarse de preocupaciones y jugar con ellos al corre que te pillo, sus padres parecían sencillamente ignorarlo y gracias a eso la tarde transcurría bastante animada, o así era hasta que sucedió un percance que lo mandaría todo al traste… Mientras perseguía a la muchacha que vivía un par de casas a un lado de la suya se metieron a la cocina y se resbaló con algo de agua que había en el suelo, cayendo estrepitosamente en el mesón y aplastando el pastel que su madre con tanto esmero había hecho justo frente a los atentos ojos de la mujer. Delante de él la adulta que le había traído al mundo lo miraba con una expresión meramente psicótica, su cabello oscuro y lacio cayéndole del hombro como una cascada al tener la cabeza ladeada y sus fríos ojos azules clavados en él con odio puro, la otra niña no tardó en sencillamente correr dejándolo sólo.


La mujer se le acercó con cautela para después agarrarlo del cabello cuando vio que trataba de huir, con el cuchillo destinado al ahora arruinado pastel en su mano libre. Se soltó como pudo del agarre, pero a esta no le costó mucho volverlo a agarrar mientras gritaba una sarta de insultos dedicados al de gafas, que de paso, se le habían caído al momento en que cayó sobre el postre. Sintió el primer impacto como una literal apuñalada en su costado, a ese punto ella sólo gritaba enardecida que nunca debió haber nacido, se había quedado atrapado entre la espada y la pared, y entonces, sucedió lo que se había jurado no hacer jamás a pesar de todo lo vivido. Reuniendo fuerzas de donde no las había le asestó una patada en el estómago que la hizo perder el equilibrio y le brindó tiempo suficiente como para escapar de la cocina con el dolor constante de la herida abierta.


Ahora ante las miradas atentas de todos los vecinos huía con pesadez de la portadora del arma blanca, que fue rápidamente detenida por algún hombre, no le dio tiempo de ver a su salvador pues no llevaba sus gafas pues al momento de haberse resbalado se cayeron y comenzaba a marearse por la pérdida de la sangre que ahora teñía su blue jean de un rojo oscuro al igual que su camisa.


Después de haber pasado casi un mes internado en el hospital, su abuelo decidió que lo más prudente sería mandarlo con sus tíos en vista de que su padre no se había presentado en todo ese tiempo, ni siquiera sabían dónde se encontraba, y a su madre iban a internarla en un hospital psiquiátrico. Llegó a aquella ostentosa casa al otro lado de donde antes vivía en Londres una tarde de primavera. Salieron a recibirlo su tía por línea paterna Lydia Hook y su esposo, un hombre japonés de semblante serio con el que se había casado hacía unos 14 años, más por cordialidad que por otra cosa lo habían hecho, pues por lo visto la pareja en seguida tendría que salir a su siguiente viaje de negocios. Mientras tomaba el té con sus tíos estos le dieron su pésame por lo sucedido con su madre -cosa que prefería sencillamente obviar- y le comentaron que tenían un hijo un año menor que él con el cual viviría en aquella gran casa, luego le pidieron a una de las mujeres que lo llevara a donde sería su habitación y se fueron. Los días con su primo Hiroshi eran raros, él que siempre había sido una persona reservada no intercambiaba muchas palabras con él, pero por otro lado de alguna forma su sola presencia le invitaba a fastidiarlo, lo que creaba conflictos entre ellos de vez en cuando.


A pesar de venir de la misma línea de sangre James y él no podían parecerse menos, únicamente la tonalidad de los ojos y algunos rasgos podrían darte indicios de que ambos eran familia. Mientras James tenía el cabello oscuro y los ojos azules fríos como el aguanieve, Hiroshi había nacido con el cabello rubio y los ojos de un azul más profundo y compasivo. El joven Matsumoto era en extremo callado y cuando hablaba era únicamente para pedir que no molestara, mientras que él no sabía expresarse y se mostraba hiriente, pero a pesar de todo conseguían pasar buenos momentos en aquella solitaria casa. Los padres del joven siempre estaban fuera, demasiado ocupados para pasar al menos un día entero con su hijo y podía notar como eso deprimía al muchacho sin que este se lo dijera abiertamente.


La fría Londres sólo causaba que se hundiera poco a poco en el pesar que llevaba sobre los hombros, a pesar de todo lo que había pasado se juró a sí mismo no derramar ni una lágrima, diciéndose que esa gente no lo valía. Cuando no sabía qué hacer solía escaparse a observar el agua a sus pies en el puente de Londres y regresaba poco después, era su vía de escape, eso y la fuente prácticamente ilimitada que tenía de libros la casa donde vivía. Ahora a sus 17 años su carácter huraño tan solo se había empeorado, pero de algún forma le había tomado algo de cariño a su primo al haber compartido algunas historias y travesuras -protagonizadas por él, en realidad- juntos, es por eso que ese día regresaba con una caja forrada con papel de regalo para él en su cumpleaños número 17*... en cierto modo le quería agradecer por haberlo soportado por tantos años. Llegó y no habían decoraciones ni nada por ninguna parte, cosa que realmente no lo extrañó, tantos años ahí ya había notado que eran bastante raros con respecto a los temas de afecto, aunque él no fuese nadie para decirlo.


Sonrió para sí mismo pensando en qué cara pondría el rubio cuando le llegará con unos audífonos nuevos, los suyos ya estaban al borde de la muerte... Seguro creería que era una trampa o algo. Dejó fuera de su habitación la caja y entró para "conversar" encontrándoselo como nunca creyó que lo haría, se veía tan... Decaído. Aclaró su garganta y algo incómodo trató de ver que le pasaba, no se supone que estuviera triste en su cumpleaños. Más su acción fue tomada como lástima y su familiar se puso a la defensiva a gritos, no podía estar más sorprendido, más no se dejaría amedrentar por las quejas de un niño mimado, menos si eran tales tragedias como "mi vida ha sido miserable desde que llegaste" "no tiendes nada" ¿Qué podía saber él de su vida? No es como que le gustara ser parásito de una familia que no tenía nada que ver. Recuerda haberle gritado "¡Tranquilo! Quédate con tu perfecta vida vacía, principito" antes de haberse ido de la casa que en algún momento le acogió, y lo decía muy en serio. Por desgracia no contaba con que tres días después los encargados de la casa lo encontrarían en el lugar donde se había estado quedando y lo traerían a la fuerza de vuelta.


Los padres del rubio se hicieron presentes después de que estuvieron viajando por casi cuatro meses, en cierto modo le parecía irónico. Escuchó como regañaban por no menos de 5 minutos continuos al ojiazul que junto a él se encogía en la silla, y sintió algo de pena por el, realmente que se hubiera "fugado" no había sido su culpa, así que decidió intervenir... Grave error, parece que el regaño iría por turnos, pero se lo había adelantado por interrumpir al padre de familia.


Se acordó que una vez ambos acabaran su periodo en la actual escuela serían enviados al Internado Sweet Amoris en Francia en vista de que según su tía "la ausencia de una figura paterna los había desequilibrado, pero no tenían tiempo para estar cuidando niños a esas alturas de su carrera". Entre ellos no resolvieron las cosas, James se limitaba a ignorarlo como había prometido esa noche; ya no intervendría nunca más en su vida perfecta.

Antes de subirse al avión, pudo ver como el rubio se colocaba los audífonos que le había regalado.


*En este punto de la historia ambos tienen la misma edad, pues James cumple años unos meses después de Hiroshi.

James

∞ Altura: 1.78
∞ Complexión: Delgada, de musculatura marcada sin exagerar.
∞ Color de ojos: Azul claro.
∞ Color de pelo: Negro azabache, con reflejos azules.
∞ Marcas en la piel: una cicatriz de alrededor de una pulgada y media en la parte baja de su costado izquierdo producto de una puñalada.

∞ Gustos:

➤El olor a libros nuevos.
➤Los días de lluvia, le recuerdan a la ciudad de Londres.
➤Las personas cálidas.
➤Proteger.
➤Que respeten su espacio personal.
➤Los dulces ácidos.

∞ Odios:

➤La gente en extremo ociosa.
➤Ser protegido.
➤Hablar de sí mismo con desconocidos.
➤Los peces.
➤ La comida picante.
➤Sentirse incompetente.

∞ Extras:

➤ Le incomoda cuando el tema gira en torno a las relaciones afectivas, se comporta torpe y evade olímpicamente el tema debido a lo incompetente que es en ese sentido.
➤ Es bastante malo tratando con infantes, pues su madurez se va al garete e inevitablemente les sigue el juego.
➤ Practicó por varios años esgrima y arquería, por lo que tiene buenas bases en ambos deportes.
➤ En situaciones de estrés suele controlar la ansiedad que se provoca pellizcándose o moviendo compulsivamente las piernas.



James Hook
19
ON,
M
James
Británica
3ro de Preparatoria
Club de música
Bisexual
27 de Octubre de 1998




Última edición por James Hook el Jue Ene 05, 2017 4:37 am, editado 1 vez
avatar
Club de música

Volver arriba Ir abajo

por Eros el Jue Ene 05, 2017 3:45 am






Lee las reglas nuevamente.
avatar
Administrador

Volver arriba Ir abajo

por James Hook el Jue Ene 05, 2017 4:38 am

Me parece que he realizado los cambios pertinentes.
avatar
Club de música

Volver arriba Ir abajo

por Eros el Jue Ene 05, 2017 4:42 am




avatar
Administrador

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.