Corazón de Melón - Sweet Amoris
Últimos temas
» ¡Importante leer! [ANUNCIO]
Hoy a las 12:21 am por Meredith M. Rose

» ❛Temas libres❜
Vie Ago 18, 2017 10:40 pm por Ildya Shaw

» ❛Pide tu rol❜
Jue Ago 17, 2017 7:04 am por Leandre S. Lamarck

» Come as you are [Finalizado]
Vie Ago 11, 2017 4:12 am por Marcus Zeelenberg

» ❛Reactiva tu cuenta❜
Vie Ago 11, 2017 2:38 am por Eros

» ❛Cierre de temas❜
Vie Ago 11, 2017 2:35 am por Eros

» Kaosu no Rakuen - Rol Yaoi +18 [Solicitud de Cambio de Botón]
Vie Ago 11, 2017 2:34 am por Invitado

» ❛Actualizaciones y Cambios❜
Vie Ago 11, 2017 2:26 am por Eros

» Ficha Emily Lisle ( sin teminar)
Miér Ago 09, 2017 2:14 pm por Emily Lisle

» (DDL) Una agridulce despedida
Miér Ago 09, 2017 4:36 am por Invitado

Loving Pets photo untitled45.png
ÚLTIMA LIMPIEZA — 11.07.2017
we are grown ups

Todos los derechos reservados. Prohibida la copia total o parcial del contenido gráfico, intelectual y códigos de este foro. Skin realizado exclusivamente por Dixinmortal (ROSHIO + ANDRÉADE). Artista: Soldagarius (header). Este foro está basado en la historia original de ChinoMiko de Corazón de Melón. Tanto las tramas, como los personajes y diseños gráficos pertenecen al Staff o a los usuarios.


Ultimo día ]FLASH BACK[ Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

por Kyo Kurosaki el Miér Jul 05, 2017 3:25 am


Ultimo día ]FLASH BACK[
Clínica Psiquiátrica
Sábado - 16:30hs - Noah



       Respiraba aire fresco esa mañana, lo bello de la primavera era la inconsistencia climática, días como hoy se mostraban impredecibles:el firmamento entero estaba cubierto por una resolana en tonos grises, anubarrado, en cualquier instante podía caer la lluvia como salir el sol, nada era seguro ni fijo. Toda la semana había sido igual, mas hoy no era un día como cualquier otro.

          Por primera vez en varios años tenia entre mis manos el tan anhelado alta medica, estuve sentado en aquella banca del jardín observando el sobre abierto por mas de veinte minutos. Esto no quería decir que estaba curado ni mucho menos, solo significaba que había logrado dar un paso mas allá de todo lo que venia pesandome.

          Por primera vez en varios años podía estar sentado aquí, con prendas civiles y no con bata de clínica ni pijama celeste, era libre y aun no tenia expectativas al respecto. Nervios quizás...
Pasaron catorce meses de la ultima vez que vi a Kacy, dormía muy bien por las noches, comía saludable y hoy ademas, por primera vez en varios años intentaría llevar una vida normal de nuevo, le pediría ser pareja a una persona que resulto llegar a ser cercana y buena amiga.

          La cite para que nos viéramos aquí dentro de media hora, de ansioso llegue antes. Quería por sobre todo darle la buena noticia, por fin me iría de este loquero infernal, volvería a trabajar de lo que sea y le pediría que me acompañase en el proceso. Noah termino por convertirse en parte de mi vida sin pedírmelo, ahora solo quería hacérselo saber y que me contagiase con esa espontaneidad y energía que tanto desbordaba.
          Tenia también un presente para ella, aceptase estar a mi lado o no... el plan era dárselo y agradecerle su amistad por sobre todo.

          Me eche hacia atrás dejando caer mi cabeza por el peso, una brisa ligera peleaba para a par con mis cabellos y estos se azotaban contra mi rostro suavemente. De momentos extrañaba el color dorado, pero solo cambiándolo pude dejar de pensar en Koko... Así era mejor.
Extendí ambas manos sobre la silla y me relaje completamente mirando las formas que a duras penas distinguía entre arboles y claroscuros de valor medio.
          - Ojala llueva - dije para mi mismo mientras esperaba.

avatar
Ciudadano

Volver arriba Ir abajo

por Noah Oswin el Miér Jul 05, 2017 12:55 pm

Entreabrió los ojos cuando escuchó un susurro cercano a su dormida persona y con pasividad buscó el reloj suspendido en la sala. Parpadeó para intentar enfocar mejor las manijas y salió de su estado somnoliento al corroborar que pasaban de las cuatro y media.

¡Otra vez no...!

Saltó cómo un resorte del mueble que amablemente le había cobijado en la sala de descanso de la clínica durante lo que ella mencionaba cómo ratos de sueño y con la prisa marcando cada acción se arrancó la bata del pecho, descuidando las formas frente al resto de presentes que, café en mano, reían al verle embutir sin ningún apuro el batín de trabajo en la taquilla que le pertenecía.
-¿Otra cita a la que no llegas, Noah?-
-¡Claro que llegaré!- conforme hablaba procuró domar rebelde melena tintada en pálido color rosa tras la sujeción de una pinza, mirándose en el diminuto espejo que resguardaba la puerta de su taquilla. Bien. Lista. Empujó con fuerza la puerta de la grita para que nada de lo que ahí dudosamente aguantaba sin caer permaneciese dentro un día más.

Sacó la lengua a su más allegado compañero y salió del lugar prácticamente en una carrera contra reloj. Si Kyo marchaba sin despedirse no se lo iba a perdonar jamás. El mero pensamiento provocó que apretase algo más el paso hasta llegar a la sala principal de ése piso de la clínica. Aporreó el botón de espera y cuando las puertas se abrieron entró sin atisbo de duda. El ascensor pareció desear entretenerse en cada piso... ¡Ah! ¿¡Por qué iba tan lento?! El nerviosismo se esfumó cuando por fin se vio liberada de las paredes metálicas y avanzando hacia la salida pudo respirar el aroma a húmedo de un jardín próximo a su persona.

¿Llueve...? El pensamiento le llevó a mirar hacia un cielo que lejos de ser del pálido azul acostumbrado estaba cubierto por la magnitud de unas nubes oscuras que amenazaban directamente a los que bajo de sí vivían. Sonrió tenuemente y al volver a linear el mentón pudo ver, no muy lejos, la cabellera morena de quién fue un paciente cercano, demasiado cercano: Uno que hoy podía decir orgulloso que era libre. Le había custodiado en silencio aunque su expediente perteneciese a otro compañero y se acercó a él desde el mismo momento que reparó en su existencia en el lugar, atraída por algún motivo a esa enigmática mirada que tenía el poder de hacerle temblar.

Alzó la mano para hacerse notoria, aunque el clima acompañó a que nadie decidiese tomar el aire. -¡Kyo!- seguía corriendo y por consiguiente, cuando llegó a su lado la respiración de la joven era turbulenta, desacompasada.

Cuando restó a poco más de un metro del hombre saltó a sus brazos sin vergüenza, rodeándolo firme pero a su vez suavemente. -Perdón... ¿Te hice esperar mucho?- cómo si hubiese reparado en algo en ése instante se separó lo suficiente cómo para tomarle desde la amplitud de los hombros, apoyándose en ellos mientras clavaba su mirada en la del ex-paciente, sonriendo con amplitud y dulzura al mismo tiempo. -¡Felicidades! ¡Nos vas a perder de vista!-
avatar
Ciudadano

Volver arriba Ir abajo

por Kyo Kurosaki el Jue Jul 06, 2017 12:40 pm


Ultimo día ]FLASH BACK[
Clínica Psiquiátrica
Sábado - 16:30hs - Noah



       Su característica forma de explotar desbordaba mi alma, no solo me recuperaba gracias al tratamiento todos estos años, también ella curaba mi daño con la alegría que derrochaba a su paso. La veía corror hacia mi y no podía evitar imaginar un escenario vivido en cámara lenta con un sol que ajustase perfectamente con su luz y un aroma natural cual diosa griega, en síntesis: una escena de película.

En un principio su actitud positiva me molestaba, siempre como una campanilla alegre sonando por los pasillos, con torpezas absurdas que un adulto responsable no podía permitirse, en ese entonces yo estaba tan metido y absorto en mis tristes recuerdos encarando el tratamiento, que no lograba concebir la idea de que alguien fuera tan feliz sin motivo alguno, se me hacia patético y ridículo por sobre todo, pero así se gano ella mi atención, quería ver cuan mas patética llegaba a ser.

Al conocerla mas, esa misma actitud comenzaba a inquietarme y exasperarme, se la envidaba, quiera saber cual era la incógnita de tanta felicidad, como si la pelirroja fuera confidente de una llave secreta que celosamente escondía del mundo, yo quería de esa vibra en mi vida porque solo ella podía tenerla.
Intente imitarla sin resultado alguno, acercarme, soportarla, seguirla... pero no divise cambios en mi  y cuando caí en el asunto... ya eramos buenos amigos.
Entonces entendí que la llave era ella misma y pude ver cuan roto estaba por dentro, Noah no dependía de otros para ser como era; esto despertó en mi algo sin que me diera cuenta: yo no podía ser así de feliz pero si podía, por todos los medios, protegerla de cualquier mal, su alegría y espontaneidad, haría esa alegría mi, como todo un egoísta. No me iría de la clínica sin arrastrarla conmigo.

Me regocije en su cálido abrazo y le devolví el gesto con una sonrisa ladina. - Casi me duermo en la dulce espera Noah, te abusas de saber que te esperaría mil años de ser necesario... Que te retuvo tanto esta vez?

No recordaba desde cuando mis palabras buscaban coquetear o intimar con ella acortando distancias, pero no perdía oportunidad alguna para hacerle sentir que anhelaba una cercanía aun mayor a la que teníamos.

avatar
Ciudadano

Volver arriba Ir abajo

por Noah Oswin el Vie Jul 07, 2017 10:58 am

Era su fragilidad, su manera parca y oscura de ver la vida, quizás la sombra que había en su clara mirada al entrar en la clínica lo que más pudo atraerle de él. Había un pasado lleno de dolor, un intento por salir a respirar a la superficie de un mar que le había hundido. El coraje que ése ahora ex paciente había mostrado le resultó fascinante y sin darse cuenta los días se tornaron semanas esperando cualquier excusa para verle y sentarse junto a él.

La alegría en voz llegó al comentario del teñido oscuro, riéndose como la niña que en muchas ocasiones llegaba a ser. Mil años, eh...Que adulador.- gozando de altura privilegiada al restar su acompañante sentado fue capaz de apoyar fina su nariz con la del contrario, manteniéndole encarcelado en el abrazo inicial. –Pero digamos que Morfeo me atrapó... una vez más.- ojos en blanco siguió al comentario, intentando exculparse así del propio error. No obstante pronto tornó su atención en la faz colindante a la propia, centrándose en unos ojos tan profundos que seguían recordándole al mar. Un mar que con fuerza enigmática seguía arrastrándole. Y así fue cómo la cara de la mujer ladeó posición y sesgó las distancias casi con descortesía. Cerca...
Abrió fina y sonrosada comisura embadurnada en gloss de fresa a una distancia poco prudente a la de Kyo, más no mentó una sola palabra o sonido. Se deleitó con la tentación antes de volver a retroceder.
...Y a la vez tan lejos.

Sus brazos se retiraron pausadamente de la complexión masculina, haciendo que durante el retroceso su compañero advirtiese de pícara sonrisa dedicada a su persona: Era un juego de flirteo constante que avivaba sus días y ahora que ése ya no era paciente, pensaba pisar fuerte el terreno. Ya de nuevo erguida y en distancia, se dejó escuchar. –¿Dónde quieres ir?- preguntó casual a pesar del tamborileo instaurado en su pulso. Abrió la palma derecha mientras clavaba la mirada al cielo encapotado con expresión taciturna. –No creo que tengamos mucho tiempo antes de que empiece a llover.-

Orientó su fisonomía hacia la salida más cercana aun mirando el cielo con aire distraído y al regresar su interés hacia el moreno, lo hizo mostrándole una sonrisa que nuevamente rozaba la ingenuidad más infantil. –Aunque podríamos bailar bajo la lluvia.-
avatar
Ciudadano

Volver arriba Ir abajo

por Kyo Kurosaki el Jue Jul 20, 2017 12:18 am


Ultimo día ]FLASH BACK[
Clínica Psiquiátrica
Sábado - 16:30hs - Noah



       Admiraba su extrovertida forma de ser, como se arriesgaba a vivir con alegría y algo de locura día a día, una admiración que por momentos se volvía envidia, quería ser tan feliz como ella lo parecía ser, no era un secreto, pero quizás estando aun a su lado algo de esa felicidad se me pegaría  y llegaría a sonreír quizás mas sinceramente que la sonrisa que cargaba estos últimos tres años sin la pequeña.

       Amaba que se acercara tanto insinuándose, aprovechaba cada segundo de sus locuras para impregnarme de su perfume, admirar la claridad de su piel y dar rienda suela a mi imaginación para con ella. La chica me gustaba mucho, como a muchos otros, pero por alguna razón el sentimiento parecía ser reciproco. Cuando me di cuenta de mis sentimientos por ella aun era un simple paciente y no me volvería un problema en su trabajo, pero ahora estaba libre de la Institución, atado solo a medicamentos. No tenia barrera alguna.

       Mire al cielo imitando sus gestos, ya tenia en mente el plan para el festejo por mi salida y solo nos involucraba a los dos.
No estaba seguro de que sentía por Noah, pero tenia curiosidad de saber si estaba listo para volver a enamorarme. Parte de estar mejor era aceptar que no merecía estar muerto, pero que tan humano volvería a ser después de aquello?

       - El baile suena tentador, seguro te verías linda con toda la ropa mojada, pegada a tus prominentes curvas seductoras... pero - simule una duda entre mis palabras y sonreí pícaro siguiéndola a ella - también te verían otros y soy bastante celoso, casi a un nivel psiquiátrico. - una carcajada se dio rienda libre, podía mofarme de mi situación sin temores ni recelos evitando ponerme histérico por pavadas.

       Me puse de pie y me acerque a ella mirando a la salida.
       - Vallamos a tomar algo... a un karaoke... - sugerí en lo que disimulaba crear la idea del mismo aire - hace mucho no oigo tu melodiosa voz rompiendo mis tímpanos, yo invito...

avatar
Ciudadano

Volver arriba Ir abajo

por Noah Oswin el Miér Jul 26, 2017 1:05 pm

Fingió sofoco al escucharle decir lo referente a lo pegadas que se verían las ropas en caso de sucumbir bajo la tempestad que se avecinaba, llevándose ambas palmas a lo que simulaban ser acaloradas mejillas mientras le observaba cándida e inofensiva; Algo que de manera obvia distaba mucho de ser en realidad. –¿Realmente piensas eso...?- sobreactuó una voz temblorosa, pero nada duró el teatro; Sus risas se unieron a las del tintado en moreno, no pudiendo poner remedio a esa tan acertada salida por parte del afortunadamente ya sanado de heridas mentales. Conocía perfectamente el motivo por el cual había sido internado, después de todo.

¿Karaoke?- su gesto se iluminó como el de una cría a la que anuncian próxima salida al parque de atracciones. Esperó cercanía por parte de su acompañante y sin andarse con templanzas ni titubeos se abrazó a la extremidad izquierda de su compañero, sonriéndole maliciosa desde su desventajosa altura, pudiendo apreciar la perfecta forma de la quijada adversa.–Espero que traigas buenos tapones para los oídos esta vez, entonces.-

Arrojada como solía comportarse tiró con firmeza de a quién mantenía atrapado en ése firme y casi posesivo abrazo, estrechando el brazo de su amigo contra la voluminosidad carnosa de su delantera. –¡Vamos, vamos!.- marcó ella misma el paso, arrastrándolo consigo hacia la salida de los jardines de la clínica. No obstante... detuvo de a poco su propio andar al caer en cuenta de que ése era el Adiós por parte de Kyo y miró de reojo la zona residencial del psiquiátrico antes de entornar su mirada al que caminaba junto a sí. –Espera... Despidámonos.-

Sin desenroscar los brazos del bíceps masculino medio giró posición para encararse así al centro que había custodiado a Kyo durante su estancia y tomó aire desde la boca para llenarse los pulmones antes de... De actuar como solía. –¡KYO NO VOLVERÁ AQUÍ! ¡ES LIBRE Y ME LO LLEVO YO!.-

Miradas atónitas de residentes e interinos se dirigieron a la peculiar pareja y estallando en risa volvió a tirar del ex paciente hacía, ahora sí... La libertad. –¡Corre! ¡Capaz me despiden por esto!-
avatar
Ciudadano

Volver arriba Ir abajo

por Kyo Kurosaki el Jue Jul 27, 2017 11:02 pm


Ultimo día ]FLASH BACK[
Clínica Psiquiátrica
Sábado - 16:30hs - Noah



       No era tanto trabajo convencerla de salir conmigo, nunca rechazaba la oferta del karaoke, que si bien no era una de las atracciones populares de París Francia, en grandes ciudades como estas podía encontrarse de todo por todos lados, a veces maravillaba ver tanta diversidad.
       La cálida sensación de sus pechos contra mi brazo era placentera y sugestiva, como evitar delirar fantasías a montones si era tan sugerente en su trato conmigo.

No era idiota y ambos eramos adultos, cada sonrisa, cada movimiento de Noah no era aleatorio e inocente, todos tenían un porque en su llamativa forma de ser. Poco a poco fui notándolo estos últimos meses, y ella seguro también notaba el interés que había crecido en mi por ella, pero me gustaba esta no relación que teníamos por lo que entre mis decisiones mas sabias estaba la de dejar las cosas como están; aun así, cuando ella se sujetaba por mi brazo con una confianza absoluta extraordinaria me odia por dejar llevar mi imaginación en ves de concentrarme en lo que sea que pudiera decirme, preguntándome cosas tan absurdas como: que había detrás de la ropa, de tras de cada prenda cubriendo la piel, la forma y sus colores, imagen que en mas de una oportunidad me acompaño cuando me sentía solo.

       - Despidamosnos? - nuevamente caze las ultimas palabras que dijo mientras la seguía como un zombi.
       Su grito termino por aturdirme y alarmarme - No! Que haces! - dije mientras las palabras salían de su garganta en decibeles tan altos que seguro hasta las personas del centro al de intencional (el cual quedaba por detrás del edificio) la habían escuchado con suma calidad, peor aun, ahora todos nos miraban.

       - Que locaa... - alcance a decir en lo que empece a seguirla el paso, no corría desde que entre en la clínica, incluso antes, pero todo este rollo resulto muy divertido.
       Una cuadra, luego dos.... Para cuando paramos la carrera ya habíamos doblado en mas de una oportunidad y no se veía mas que la parte superior de la gran estructura blanca.
Un lugar puntual en mapa al cual siempre solíamos ir, el cubículo cuarto que de costumbre nos vivía tocando y que como de costumbre me había tomado la molestia de reservar sin que ella se enterara, festejaría con ella y con nadie mas estos nuevos pasos que daba en mi vida y nada se alejaría de mis planes: El bar, el cuarto, la cerveza y la chica.

       Al dueño ya lo conocía, antes de ser dado de alta de la clínica solía tener permiso para venir aquí con Noah y otras personas en compañía, el lugar tenia pequeños dormitorios con sillones a cada esquina, una mesa pequeña en el medio para colocar los pedidos y un equipo de audio y pantalla contra el fondo para cantar, las paredes estaban forradas con un material raro que mejoraban la acústica y aislaban del resto.

       - Solo cerveza o quieres cenar algo también? - no terminábamos de llegar y ya le estaba preguntando.
avatar
Ciudadano

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.