Corazón de Melón - Sweet Amoris
Últimos temas
» ❛Temas libres❜
Hoy a las 16:40 por Ildya Shaw

» ¡Importante leer! [ANUNCIO]
Ayer a las 8:49 por Vanessa Andry

» ❛Pide tu rol❜
Ayer a las 1:04 por Leandre S. Lamarck

» Come as you are [Finalizado]
Jue 10 Ago - 22:12 por Marcus Zeelenberg

» ❛Reactiva tu cuenta❜
Jue 10 Ago - 20:38 por Eros

» ❛Cierre de temas❜
Jue 10 Ago - 20:35 por Eros

» Kaosu no Rakuen - Rol Yaoi +18 [Solicitud de Cambio de Botón]
Jue 10 Ago - 20:34 por Invitado

» ❛Actualizaciones y Cambios❜
Jue 10 Ago - 20:26 por Eros

» Ficha Emily Lisle ( sin teminar)
Miér 9 Ago - 8:14 por Emily Lisle

» (DDL) Una agridulce despedida
Mar 8 Ago - 22:36 por Invitado

Loving Pets photo untitled45.png
ÚLTIMA LIMPIEZA — 11.07.2017
we are grown ups

Todos los derechos reservados. Prohibida la copia total o parcial del contenido gráfico, intelectual y códigos de este foro. Skin realizado exclusivamente por Dixinmortal (ROSHIO + ANDRÉADE). Artista: Soldagarius (header). Este foro está basado en la historia original de ChinoMiko de Corazón de Melón. Tanto las tramas, como los personajes y diseños gráficos pertenecen al Staff o a los usuarios.


Angela C. Di Fontana [ID]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

por Angela C. Di Fontana el Sáb 24 Mayo - 17:11

Angela Di Fontana
19
ON, OFF
Femenino
Angela
Italiana
Psicología
Fútbol
Heterosexual
3 de diciembre





Angela C. Di Fontana

Datos básicos

Nombre: Angelique Violett Bella Julietta Camellie Jessica  Di Fontana
Edad: 19 años
Grupo: Universitaria
Club/materia: Fútbol
Ocupación: -
O.Sexual: Heterosexual
Estado civil: Soltera
Avatar usado: Jessica Rabbit - Quien mató a Roger Rabbit?


Apariencia

Peso: 53 kg
Altura: 1,63
Complexión: Curvilínea
Color de ojos: Esmeralda
Color de pelo: Pelirroja
Piercings, tatuajes, cicatrices: Un tatuaje en forma de corona alada en el omóplato izquierdo y una cicatriz en la muñeca derecha.


Spoiler:


Personalidad


Angela es una mujer de gustos elegantes, refinados. Su mentalidad es siempre muy cerrada en este aspecto, y bastante extremista,  llegando a sentir desprecio por quienes descuidan demasiado los temas a los que ella da más importancia. Se decantará siempre por lo italiano, y es que ella es de Sicilia, y ama todo de allí, desde la pasta hasta el idioma.

No es alguien hipócrita, pero si muy sarcástica e irónica. Es sincera y directa la mayoría de las veces, y no le gusta andarse con rodeos a no ser que sea necesario. Suelen verla como una persona sin pelos en la lengua, dice lo que tiene que decir cuando debe hacerlo, aunque es lo suficientemente lista como para entender cuando tiene que cerrar la boca, y donde están sus límites.
Angela es prepotente, y su autoestima rompe los parámetros de lo humano, llegando a ser totalmente egocéntrica y orgullosa. Es manipuladora y a veces algo cruel, sin importarle en la mayoría de ocasiones los sentimientos ajenos a los suyos. Que si, tiene, más como no confía en nadie, nunca los hieren. ¿Por qué no confía en nadie? Fácil, todos en quienes ha confiado la han decepcionado, y ¿cuál es la forma de que algo no se rompa? Escondiéndolo, con mil capas encima, y que nadie pueda si quiera oler nada de humanidad siquiera en ella.

En varias ocasiones se encontró que personas creyeron que odiaba el olor a tabaco, y en parte, así es. Se enfada mucho cuando la gente fuma cerca suyo tabaco de mediocre calidad, cosa que no quiere decir que le desagrade el humo del tabaco bueno, de hecho, ama el olor del humo de los puros italianos, los cubanos, y el tabaco de gran calidad en general. Lo mismo ocurre con las bebidas alcohólicas, y es que como mencionamos antes, Angela tiene unos gustos exquisitos para todo.

Le gusta ir vestida de forma provocativa, aunque sin dejar de lado la elegancia italiana que tanto la caracteriza. Gasta muchísimo dinero en ropa y las marcas más caras, también en joyería y productos para el cuidado. Ama ser el centro de atención, cosa que se debe a que en la infancia de la joven, mucha atención faltó.
Angela tiene un gato negro llamado “Cornelio”, y está muy mimado, totalmente caprichoso y creído, como su ama. Los ojos de Cornelio son verdes y grandes, y su pelaje brillante. Angela no es muy amante de los animales, pero Cornelio consiguió ganarse un espacio en el pequeño y arrugadito corazón de la joven. Suele llevarlo consigo a la mayor parte de lugares a no ser que no esté permitido.

Respecto a su comida favorita…todos imaginarían que para una italiana, sería la pasta, pero, aunque la ama con fuerza, no puede resistirse a los postres, son su tentación: fresas con nata.

Nuestra mujer es de carácter fuerte, nunca va a darse por vencida, y sabe esconder y actuar muy bien lo que no quiere que los otros vean. Se podría decir que su paciencia es infinita, y solo algunas cosas puntuales la sacan de quicio. Las que más destacaremos son principalmente: chicas muy inocentes, mujeres que intentan parecer fuertes y son tiernas, hombres que no sepan llevar las riendas de una relación, que le mientan mal y la impuntualidad.

Es de decoración minimalista, aunque siente gran aprecio por la época victoriana nunca lo demostró en el aspecto de organización mobiliaria. Siempre supo cómo distribuir perfectamente el espacio por pequeño que fuera, y le encanta que todo esté echo a su manera.

La joven no tiene muchos amigos, por no decir ninguno. No le importa eso, de hecho, es lo que menos la preocupa, y hasta lo prefiere así que de cualquier otro modo. No le gusta tener que explicarle cosas a alguien. Tiene, eso sí, muchos contactos, que la pueden asistir en cualquier momento que ella necesita.

Es muy cuidadosa en lo que a higiene respecta. No suele ir expresando mucho su opinión sobre eso por ahí, pues como dijimos antes, sabe actuar muy bien, y tampoco es tonta.
Su capacidad de dirección es impresionante para su edad. Nuestra muchacha es un caso bastante peculiar de persona. Astuta, inteligente, experta en juegos de azar y en el ajedrez. También una timadora de mucho cuidado, combinación explosivamente peligrosa.

Sus gustos de música podrían reducirse al jazz, algo de música clásica, y rock o grunge. El heavy metal es algo que también le agrada aunque no lo demuestre públicamente, y lo mismo ocurre con el rock y grunge nombrados anteriormente. Tampoco la música electrónica, y el reggeton es algo que la descontenta bastante, pues no es solo que le tenga bastante desprecio por la letra de sus canciones, si no que también altera su cerebro con las continuas “patadas” de sonido y hace que le duela la cabeza.

No le gusta usar la violencia, pero su mano no titubea un segundo cuando es necesaria. Pero quede claro, que no le guste usarla a ella, no significa que no le agrade mandar que la ejerzan, echo del cual disfruta bastante en varias ocasiones. Su sangre es tan fría como el hielo, y es que siempre se caracterizó por la inmensa tranquilidad en situaciones de riesgo. Tiene una enorme capacidad de autoconfiaza, o al menos, eso se hizo creer a si misma.
Le gustan las novelas románticas, ve en ellas finales que sabe que nunca sucederán, aunque le agradan mucho y lo guarda en secreto. Solo Cornelio sabe de algunas de estos pequeños matices que consiguen ablandar un poco su frío corazón helado.

Siempre relacionó familia con propósito y beneficio, así que le es difícil entender el concepto de padre querido, o madre amada.
Angela es una completa embaucadora rompecorazones, y es que cuando se lo propone puede robarle el corazón a cualquiera.  Ella es seductora, enigmática, y su carácter de italiana elegancia forjaron a una mujer sensual y capaz de comerse el mundo entero. Aún así, nunca ha tenido una relación con nadie. Siempre buscó aprovecharse de los hombres, presas fáciles.

Supongo que algún lector, quizás, esperó llegar a esta parte. Angela, a pesar de ser como es, también tiene su corazoncito. Nunca amó, y tampoco sabe lo que es sentir los celos arder en su interior. No sabe cómo se siente ver que eres feliz al despertar cada mañana junto a la misma persona, ver su sonrisa, sus labios, sus ojos, un “te quiero” susurrado y sentirse…sentirse como si tomaras chocolate caliente una fría noche de invierno, como un cálido abrazo en los días de nieve. Ella no entiende que es todo eso, no entiende que es el amor, y tal vez una parte en su interior lleve una pequeña llama que podría derretir todos los muros de hielo que ella misma se formó a su alrededor, prendida por un amor que no espera ver llegar.
Historia


Angela nació en Sicilia, hija de un intento de familia elaborado en el último momento...o algo así. Su madre, una mujer francesa de enorme belleza, murió de sobredosis un par de meses después de que la bebé naciera, pues no era capaz de llevar sola su vida y la de una niña recién nacida. Su padre, el dueño de la mismísima mafia siciliana, Alessandro Di Fontana. Ese hombre nunca tuvo escrúpulos, y al saber que la madre de Angela, Jessica, estaba embarazada, hizo todo lo posible para convencerla de que abortara, más ella se negó de todas las formas posibles, y así nació nuestra no deseada pequeña.
Al no tener madre, Alessandro, como era su hija después de todo, se apiadó de ella e hizo que, entre los cargos más altos de su mafia y él mismo, criaran a la italiana. Aún así, él no sentía ningún aprecio por la muchacha, y menos sabiendo que era niña y no la podría usar para nada.
Aprendió a jugar fútbol desde pequeña, pues era lo que hacían para divertirse algunos de los miembros de su "familia". Angela creció intentado demostrar siempre a su padre que era útil, y queriendo que él estuviera orgulloso. Más ni una sola sonrisa le dedicó jamás Alessandro, tampoco unas palabras bonitas.

A los seis años, acompañó a uno de los miembros a buscar algo de "polvo" al otro lado de la ciudad. Pero era una emboscada, querían a Pip como rehén, porque sabían que la niña iría con ellos, y pensaban que así podrían amenazar a Alessandro. Gran error. Torturaron a la pequeña para sacar algo de información, más nada saldría de aquellos pequeños pero fieles labios. De ahí la cicatriz en su muñeca. Aquella fue la primera vez que mató a un hombre. Cuando Pip volvió a por ella, Angela tuvo que reaccionar y colaborar, o no lograrían salir vivos de ahí, así que simplemente hizo lo que le habían dicho mil veces, lo que había visto diariamente hacer. Apretar el gatillo. Un sonido estremecedor, y luego sangre. Sangre del mismo hombre que la había echo sangrar a ella el día anterior. Y volvieron a casa. Alessandro alucinaba al escuchar las hazañas y vivencias de tan pequeña pelirroja criatura, y por primera y única vez, le sonrió. "Bien echo." Angela no podía retener la emoción que sentía en ese momento, más tuvo que hacerlo.

Los años pasaron, y ella fue adiestrada en el arte del asesinato, le fueron mostrados los más bajos de los mundos, y toda clase de drogas con las que trabajar. Angela ahora sería una más como ellos. Y, aunque su padre nunca lo aceptaría, se sentía orgulloso de su hija. ¿Y quien no lo estaría? Había seguido sus pasos con el doble de rapidez, entusiasmo y valía. Sus habilidades eran innegables, y su belleza crecía junto a su cuerpo y su inteligencia, rapidez y astucia.
A los 16 años, la policía se metió por medio de una "operación" en la que estaban implicados miembros de la mafia que su padre apreciaba. No saldrían de esa, y aquello estaba claro, pues acababan de matar a una docena de hombres por no cumplir su palabra, más aquello no tendría perdón delante de las autoridades. Angela tuvo que quedarse, para proteger a su familia. Las últimas palabras que su padre le dedicó por teléfono antes de que ella misma decidiera quedarse fueron "Si fueras menos estúpida, quizás algún día te habría considerado hija mía". Angela distrajo a la policía y se encargó de absolutamente todo, para que quedara perfectamente encubierto. Entonces, le dejaron elegir. O siete años en prisión, o cuatro en una habitación, completamente sola, pequeña y sin poder salir. Eligió la segunda opción. No hablaba con nadie, porque no había nadie. Sus "compañeros", separados de ella por treinta centímetros de hormigón, quedaban separados el uno del otro mediante la pequeña habitación de Angela. Uno era un jugador profesional de ajedrez, que nunca reveló por qué se encontraba ahí. El otro, el mayor timador que jamás nadie podría haber imaginado. No era muy difícil pensar que estaría haciendo en un lugar como ese. Ambos se hablaban a diario mediante unas anotaciones que dejaban en los bordes de las páginas de un mismo libro, que cada día iba rotando en aquellas tras "celdas". Angela lo leía todo, y comenzó a entender que estaban preparando un plan, la mayor estafa jamás conocida. Aquellos dos, sabían todo sobre Angela. Donde vivía, donde guardaba el dinero (porque si, vivía sola al, Alessandro, no querer que viviera con él)...Al pasar tres años, aquellos dos sujetos desaparecieron, sin más. Los encargados del lugar los estuvieron buscando durante mucho tiempo, pero jamás encontraron rastro alguno de la más mínima existencia de ninguno de los dos. Angela estaba cabreada; la habían abandonado. Le habían prometido que la ayudarían a salir, más ahí estaba ella, mientras Dios sabe donde estaban ellos.
Un año después, la pelirroja salió, y al volver a casa, no tenía nada. Solo una nota. "Primera regla del juego: Solo mejoras si juegas contra un oponente que es más listo que tu". La habían trincado. Sin excusa alguna, volvió con padre. Ahora, como una mujer echa y derecha, ayudaba a su padre a encargarse de la mafia, y no le iba nada mal, pues aquellos dos quizás tendrían su dinero, pero Angela tenía la fórmula que habían desarrollado, en la cabeza. La utilizó, y como no, funcionó. En cosa de un mes sus ganancias aportadas por los juegos de supuesto azar se transformaron en millones y millones. Su padre no podía estar más contento. Y ya era hora de tomarse un descanso de la Italia que tanto amaba, así que se fue a Francia a estudiar en un prestigioso instituto del que había escuchado hablar; el Sweet Amoris.
Al entrar en Francia y comprar ahí un ático, volvió a encontrar una nota en su nuevo apartamento. Una hora y un lugar. Dos tipos se encontraban sentados en un banco, y mantuvieron una charla afable con ella. Finalmente, Angela se percató de que eran los mismos que habían compartido "celda" con ella antaño.
Expresaron sus más sinceras disculpas, más decían que ella no estaría preparada para salir de ahí. Angela decidió no confiar de nuevo en ellos, aunque les guarda cierto aprecio y mantiene el contacto.

Comenzó este curso a estudiar en el Sweet Amoris, más sin desanclarse del todo de la vida que llevaba en Italia, encajando ciertos lazos que su padre mantenía con Francia.

Gustos & Odios

Gustos:
*Su gato Cornelio
*El ajedrez
*Los juegos de azar
*El olor a tabaco caro
*El malibú
*Las fresas con nata
*El italiano, el francés y el español
*Que le sean fiel

Disgustos:
*Que la desobedezcan
*Que le intenten mentir mal
*El tabaco de mediocre calidad
*Las niñas inocentonas
*Los hombres que no saben llevar las riendas de una relación
*La impuntualidad
*Tener que repetir las cosas
*Que questionen el por que de sus decisiones

"Je vais faire mon histoire d'amour"
avatar

Volver arriba Ir abajo

por Devil el Dom 25 Mayo - 6:56

Recordamos que el avatar deberá ser de 200x400.



avatar
Administrador

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.