Corazón de Melón - Sweet Amoris
Últimos temas
» ¡Importante leer! [ANUNCIO]
Hoy a las 12:21 am por Meredith M. Rose

» ❛Temas libres❜
Vie Ago 18, 2017 10:40 pm por Ildya Shaw

» ❛Pide tu rol❜
Jue Ago 17, 2017 7:04 am por Leandre S. Lamarck

» Come as you are [Finalizado]
Vie Ago 11, 2017 4:12 am por Marcus Zeelenberg

» ❛Reactiva tu cuenta❜
Vie Ago 11, 2017 2:38 am por Eros

» ❛Cierre de temas❜
Vie Ago 11, 2017 2:35 am por Eros

» Kaosu no Rakuen - Rol Yaoi +18 [Solicitud de Cambio de Botón]
Vie Ago 11, 2017 2:34 am por Invitado

» ❛Actualizaciones y Cambios❜
Vie Ago 11, 2017 2:26 am por Eros

» Ficha Emily Lisle ( sin teminar)
Miér Ago 09, 2017 2:14 pm por Emily Lisle

» (DDL) Una agridulce despedida
Miér Ago 09, 2017 4:36 am por Invitado

Loving Pets photo untitled45.png
ÚLTIMA LIMPIEZA — 11.07.2017
we are grown ups

Todos los derechos reservados. Prohibida la copia total o parcial del contenido gráfico, intelectual y códigos de este foro. Skin realizado exclusivamente por Dixinmortal (ROSHIO + ANDRÉADE). Artista: Soldagarius (header). Este foro está basado en la historia original de ChinoMiko de Corazón de Melón. Tanto las tramas, como los personajes y diseños gráficos pertenecen al Staff o a los usuarios.


Yuu Knada [ID]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

por Yuu Kanda el Dom Nov 17, 2013 8:22 pm


Yuu Kanda
Datos básicos

Nombre: Yuu Kanda
Edad: 25 años
Grupo: Profesor
Club/materia: Física
Ocupación: -
O.Sexual: Bisexual
Estado civil: Soltero
Avatar usado: Yuu Kanda

Personalidad

Antes de cumplir los 10 años, Yuu era un niño amable y dulce, con un montón de sueños que deseaba realizar algún día. Su sonrisa era sincera y sus ojos expresaban cariño. No importaba quién fuera, él siempre tenía una bonita sonrisa y unas amables palabras que decir. La bondad era su mayor cualidad y a la vez su mayor defecto. La ingenuidad era imposible de ocultar tras esos ojos claros y mucha gente malvada se aprovechaba de eso. A pesar de que era consciente de que su bondad era también su debilidad, a él le gustaba ayudar a las personas. Pensaba que tal vez algún día él necesitaría ayuda y alguien amable como él, le ofrecería la suya. Se equivocaba rotundamente.

Cuando cumplió los 13 años, su personalidad cambió por completo. Ya no quedaba ni un atisbo de bondad en su corazón, sus ojos se volvieron opacos y ya no mostraban ninguna emoción y mucho menos amabilidad. Su virtud y a la vez su defecto más notorio desaparecieron. La ingenuidad y la bondad ya no eran adjetivos de su persona; la indiferencia ocupó el lugar de la bondad y la desconfianza, el lugar de la ingenuidad. Su mirada se volvió oscura a pesar de sus ojos oscuros y su sonrisa estaba llena de segundas intenciones, ninguna de ellas buenas. Se volvió solitario, ya no quería ni necesitaba el cariño que tanto tiempo atrás había estado buscando.

Su paciencia cada vez era menor y su agresividad creía en su interior, envenenando su corazón. Ya no quería saber nada de la gente ni tenía ningún respeto por nadie. Su orgullo era como un muro de hormigón pero sus oídos eran como un colador. Daba igual lo que le dijeses (con tal de que no dañaras su orgullo), él jamás se pararía a hablar con nadie, y muchísimo menos contigo. Las desgracias humanas ya no le importaban (o al menos eso quería hacer ver), las miraba con ojos de indiferencia e incluso algunas veces las miraba con una expresión de "te lo mereces". Piensa que una buena hostia dada a tiempo quita muchas tonterías. Pero a pesar de todos esos cambios que experimentó, Yuu seguía siendo Yuu y aunque ya no ayudara a la gente, en el fondo de su corazón aún le dolía ver injusticias y su helado corazón aún se resentía ante ellas.

Historia

Viene de una familia vulgar de Kyôto (Japón), del barrio más pobre y marginal de la zona. Su madre era una prostituta y su padre un alcóholico. Cada día de su vida era un infierno constante y el único día fácil era "ayer". Constantemente su hermano menor y él se veían obligados a soportar las palizas que su padre acostumbraba a darles. Siempre se iba temprano de casa y llegaba tarde; y cuando lo hacía, siempre era exageradamente ebrio. Yuu odiaba el alcohol y odiaba a su padre. Su madre, a pesar de dedicarse a tal despreciable profesión, tenía un corazón de oro. Los protegía de las palizas de su padre y casi siempre acababa llevándose ella todos los golpes. Se juró a mí mismo que en cuanto cumpliera la mayoría de edad y pudiera trabajar, se llevaría a su hermano y su madre lejos de ese monstruo. De lo único que se arrepiento es de no haber sido capaz de salvar a su hermano de su terrible destino.

Una fría noche de invierno, su padre volvió a llegar borracho a casa. Rompió la puerta, tiró al suelo los jarrones y aporreó las paredes a su paso. Llegó hasta el pequeño salón donde su hermano jugaba y lo agarró del cuello. Le acusó de ser el culpable de sus desgracias, sin ningún sentido, y comenzó a golpearle en el rostro y en el estómago. Yuu corrió a socorrerle, culpándose a mí mismo de lo que su padre injustamente había acusado a su hermano, pero él no le escuchaba. Tal era su rabia que tiró a su hermano contra el suelo y le pisó fuertemente el esternón, provocando que este se hundiera sobre su delicado pecho. Las costillas se clavaron en sus pulmones y la sangre emergía como si de una fuente se tratase. Las lágrimas y los gritos comenzaron a oírse por toda la casa. Su madre, asustada, corrió en dirección a éstos y cuando llegó y contempló horrorizada la impactante escena, cayó sobre sus rodillas, incrédula ante lo que sus ojos veían. Tras aquello, agarró a su madre de la muñeca y corrió lejos del lugar, arrastrándola consigo, sin mirar atrás.

Pasaron dos años que a su parecer fueron extremadamente cortos. Escaparon de las garras de su padre y vivieron en una pequeña pero confortable cabaña en las afueras. Fueron días felices, días en los que, aunque lloraban la pérdida de su hermano, daban gracias a Dios por haberse librado de ese monstruo que amenazaba con matarlos día a día. Pero la tristeza no se hizo esperar y uno de esos felices días de verano su madre falleció. Murió de sida, debido a su despreciable profesión. Cuando murió, Yuu fue a ajustar cuentas con su padre. La rabia consumía y devoraba su corazón poco a poco, pero cuando llegó al lugar en el que se crió, pudo ver cómo éste ardía en flamantes llamas anaranjadas. Su padre se había vuelto loco del todo y había acabado por prenderse fuego a sí mismo.
Se alegró, celebró su suicidio y rezó porque su madre y su hermano estuvieran en un mundo mejor, donde no tuvieran que temer por sus vidas y si día a día no fuera una lucha constante con la muerte. Odia que lo llamen por su nombre debido a que así es como su madre y su hermano solían llamarlo y eso le trae dolor.

Todos sus maltratos de niño y su dura niñez, acabaron por provocarle un trastorno: La ninfomanía. La enfermedad se fue apoderando de él hasta consumirlo casi por completo. El campamento era el único refugio que le quedaba, y allí va todos los años, uno tras otro.


Gustos y disgustos

► Adora estar sólo.
► El sexo apasionado.
► El alcohol.
► Fumar cigarrillos de chocolate.


► Odian que le llamen por su primer nombre: Yuu
► Odia que le interrumpan en medio del acto sexual (?).
► No aguanta a las prostitutas. No puede mi verlas sin lanzarles miradas de asco.

Copyright
avatar
Profesor de Biología

Volver arriba Ir abajo

por Devil el Dom Nov 17, 2013 8:30 pm




avatar
Administrador

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.